RECOMENDAR     COLABORAR     PAGINA INICIO     deportedigital@galeon.com

La Fatiga

 

Concepto:

La fatiga es la  “sensación de cansancio o agotamiento que se produce  después de realizar un ejercicio físico”, ésta sería una de las múltiples definiciones que podemos formular ya que desde el punto de vista de las actividades físicas y el deporte el término “fatiga” se utiliza habitualmente  para definir diferentes y variados estados del individuo, por ejemplo, cuando un maratoniano abandona una prueba se dice que se debe a que está fatigado, pero también  cuando un equipo juega muchos partidos continuados y entra en una fase de resultados negativos, o cuando un atleta no da mantenido el ritmo de la carrera; también se puede hablar de fatiga de una persona, de un grupo o equipo determinado e incluso de una parte del cuerpo o fatiga muscular localizada en un segmento en concreto.  

Causas y tipos:

            Las principales causas son el exceso de trabajo físico superando los límites de tolerancia  bien sea por elevados volúmenes del mismo o por utilizar cargas demasiado intensas, también se puede deber a la deficiencia en los descansos o a no respetar los períodos de reposo adecuados e incluso por una alimentación e hidratación incorrectas e insuficientes, todo ello llevará a una serie de estados, carencias y alteraciones fisiológicas como:

  • Disminución en las reservas energéticas como por ejemplo el glucógeno,

  • Acumulación de sustancias resultantes del metabolismo como el ácido láctico.

  • Cambios enzimáticos, electrolíticos,  hormonales, celulares, etc.

 Estas causas son de carácter fisiológico dando lugar a lo que se conoce como fatiga física, pero un proceso de fatiga también viene acompañado de mermas en otros niveles: la fatiga mental de debe, entre otras causas, a la pérdida de la concentración necesaria, la fatiga sensorial a disminuciones en la percepción visual, auditiva o táctil y la fatiga emocional a la ausencia o alteración de los estímulos emocionales necesarios para alcanzar el rendimiento optimo. En realidad podemos hablar por un lado de fatiga física (motora y coordinativa) y por otro de fatiga nerviosa ( mental, sensorial y emocional) pero que no se manifiestan de forma aislada e independiente, sino que lo hacen de forma combinada dando lugar a diversos síntomas.

 Síntomas:

            Cuando un deportista comete algunos de los errores descritos anteriormente su organismo comenzará a sufrir esas modificaciones fisiológicas y como consecuencia se podrán detectar los siguientes síntomas:

  • Sensación de cansancio incluso al realizar las acciones más simples y ligeras.

  • Pesadez muscular en ocasiones acompañada de molestias o pequeños dolores.

  • Alteraciones en el ritmo cardíaco y respiratorio.

  • Falta de coordinación en los movimientos y errores en la ejecución.

  • Deseo de dejar de realizar los ejercicios.

Si el proceso de la fatiga es continuado y de debe a un sobreentrenamiento pueden presentarse signos como:

  • Irritabilidad y apatía.

  • Alteraciones en el sueño.

  • Pérdida de peso.

  • Descenso exagerado en el rendimiento.

  • Falta de concentración y atención.

  Que hacer en caso de fatiga o para evitarla (tratamiento):

            Primero debemos diferenciar la fatiga sobrevenida  debido a un esfuerzo puntual y la producida por un trabajo prolongado y continuado en el tiempo que dará lugar a un estado de sobreentrenamiento, en el primer caso lo aconsejable es:

Descanso adecuado, realizar un trabajo de recuperación y relajación, e incluso aplicar alguna técnica de recuperación como el masaje o la hidroterapia.

En el caso de sobreentrenamiento deberíamos analizar todas las posibles causas y actuar en consecuencia pero en términos generales se recomienda:

Reducir el trabajo o realizar un reposo deportivo si fuera necesario, dieta adecuada e incluso aporte de suplementos vitamínicos si el médico así lo recomienda, utilizar métodos de relajación y respiración para disminuir la tensión nerviosa, realizar calentamientos al principio de cada sesión de trabajo, y terminar todas ellas con ejercicios de recuperación y vuelta a la calma, por último aplicar las diversas  técnicas especiales de recuperación  como la hidroterapia, termoterapia, masaje, etc.

 

Estadisticas