Reglamento técnico sanitario de piscinas de la comunidad asturiana

Reglamento del régimen Técnico-Sanitario de Piscinas, Asturias  

Boletín Oficial del Principado de Asturias y de la Provincia Nº. 1242. 17 de Mayo de 1991

<<< atrás

Exposición de motivos

Disposiciones

Anexo I. Reglamento Técnico-Sanitario de Piscinas de uso colectivo

Título I. Definiciones y ámbito de aplicación

Título II. Modalidades de las piscinas

Título III. Características del vaso y de las instalaciones de su entorno

Capítulo I. Características del vaso

Capítulo II. Características del entorno del vaso

Capítulo III. Trampolines y deslizadores

Título IV. Servicios y vestuarios

Título V. Del botiquín y la enfermería

Título VI. De otras instalaciones complementarias

Título VII. Del personal encargado de la seguridad, la asistencia

sanitaria y la calidad del agua de los vasos

Título VIII. Calidad y tratamiento del agua

Título IX. De los usuarios de las piscinas

Título X. Autorizaciones, control e inspecciones sanitarias

Capítulo I. Autorizaciones

Capítulo II. Control e inspecciones sanitarias

Título XI. Régimen sancionador

Anexo II. Botiquín de urgencias de las piscinas

Anexo III. Lista de compuestos a utilizar para el tratamiento del agua de

las piscinas

Anexo IV. Criterios de calidad del agua del vaso

 

 

DECRETO 45/91, de 18 de abril , por el que se aprueba el Reglamento Técnico-Sanitario de piscinas de uso colectivo.

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Al objeto de proteger la Salud Pública y prevenir su pérdida o deterioro, las autoridades sanitarias de las distintas Administraciones Públicas tienen el deber de adoptar cuantas medidas de intervención resulten oportunas, tanto en relación con la salud individual como con la colectiva, y, en este sentido, la Ley General de Sanidad en sus artículos 24 y 25, dispone que aquellas actividades públicas o privadas que, directa o indirectamente, puedan tener consecuencias negativas para la salud, deberán ser sometidas por los órganos competentes a limitaciones preventivas de carácter administrativo de acuerdo con la normativa básica del Estado estableciéndose reglamentariamente la exigencia de autorización sanitaria, la obligación de someter a registro, así como las prohibiciones y requisitos mínimos para el uso y tráfico de bienes y servicios, cuando supongan un riesgo para la salud.

Entre dichas actividades se comprenden las piscinas públicas cuyo funcionamiento se ha venido rigiendo por la normativa básica que estaba contenida en la Orden del Ministerio de la Gobernación de 31 de Mayo de 1960, que condicionaba el funcionamiento de las mismas al permiso gubernativo exigido en el Reglamento de Espectáculos Públicos, de 3 de Mayo de 1935.

Posteriormente, por Orden del citado Ministerio de 12 de julio de 1961 se sometió a todas las piscinas tanto públicas como privadas, al mismo régimen general.

Desaparecida la obligatoriedad del permiso gubernativo en virtud del nuevo Reglamento de Espectáculos y Públicos y Actividades Recreativas, aprobado por el Real Decreto 2816/82 , de 27 de agosto, se hace necesario acomodar a la legislación vigente los mecanismos e instrumentos precisos para controlar las condiciones higiénico-sanitarias y de funcionamiento de las piscinas de pública concurrencia.

Asumida por el Principado de Asturias la competencia de desarrollo legislativo y ejecución en materia de Sanidad e higiene, en virtud del artículo 11, g) de la Ley Orgánica 7/1981, de 30 de diciembre, del Estatuto de Autonomía para Asturias, corresponde a la Comunidad Autónoma, velar por la higiene y seguridad de las personas en las piscinas de pública concurrencia dentro del ámbito territorial del Principado de Asturias, respetando la autonomía reconocida constitucionalmente a los Ayuntamientos.

En su virtud, a propuesta del Consejero de Sanidad y Servicios Sociales, y previo acuerdo del consejo de Gobierno en su reunión de 18 de Abril de 1991.

DISPONGO:

Artículo único

Se aprueba el Reglamento Técnico-Sanitario de piscinas de uso colectivo que figura como Anexo el presente Decreto.

DISPOSICIONES TRANSITORIAS

PRIMERA.

Se concede un plazo de dos años a partir de la entrada en vigor de esta norma para que los responsables de las instalaciones lleven a cabo las correcciones necesarias para la adaptación de piscinas, vasos, anexos e instalaciones complementarias a las exigencias contenidas en el Reglamento aprobado.

SEGUNDA.

A efectos de los establecido en la Disposición Transitoria Primera, los titulares de las instalaciones deberán presentar en la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales una memoria descriptiva de las obras de adaptación a realizar, dentro del plazo de seis meses a partir de la publicación de este Decreto.

DISPOSICIÓN DEROGATORIA

Quedan derogadas, en el ámbito territorial de aplicación de este Decreto, las disposiciones que se opongan a lo previsto en el Reglamento aprobado.

DISPOSICIÓN FINAL

El presente Decreto entrará en vigor el día siguiente a su publicación en el Boletín oficial del Principado de Asturias y de la Provincia.

Dado en Oviedo, a dieciocho de abril de mil novecientos noventa y uno.

El Presidente del Principado en funciones, Bernardo Fernández Pérez.

El Consejero de Sanidad y Servicios Sociales, Juan Luis Rodríguez-Virgil Rubio.- 5482.

 

ANEXO I.

REGLAMENTO TÉCNICO-SANITARIO DE PISCINAS DE USO COLECTIVO

TÍTULO I: DEFINICIONES Y ÁMBITO DE APLICACIÓN

Artículo 1

El presente Reglamento tiene por objeto regular el control de la calidad higiénico-sanitaria de las piscinas de uso colectivo y de sus instalaciones y servicios anexos, el control de la calidad sanitaria del agua y de su tratamiento, su aforo y el régimen de autorización, vigilancia e inspección sanitaria, así como el régimen sancionador aplicable en los supuestos de incumplimiento del mismo, dentro del ámbito del Principado de Asturias.

Artículo 2

A efectos del presente Reglamento se entiende por "piscina" el conjunto de instalaciones utilizadas por loas bañistas que comprende:

a) La "zona de baños", destinada al baño colectivo o a la natación, constituida exclusivamente por uno o más vasos o piletas artificiales y la superficie que los circunda denominada "paseo" , "andén" o "playa", y la que, en su caso, se destine a "estancia", "solarium" o "recreo".

b) Los servicios e instalaciones necesarios para garantizar el correcto funcionamiento del conjunto.

Artículo 3

De acuerdo con el número de posibles usuarios, las piscinas se clasifican en:

a) Piscinas de uso particular: tendrán esta consideración las piscinas unifamiliares.

b) Piscinas de uso colectivo: Estas a su vez podrán ser:

1.- Piscinas de uso comunitario: se incluyen las pertenecientes a conjuntos inmobiliarios o comunidades de vecinos, hasta un máximo de 40 viviendas y un aforo de 150 personas.

2.- Piscinas públicas: son las pertenecientes a corporaciones, entidades, alojamientos turísticos, sociedades CD carácter público o privado, personas físicas y cualquier otra no comprendida en los apartados anteriores.

Artículo 4

El ámbito de aplicación del presente Reglamento lo constituyen todas aquellas piscinas de uso colectivo, quedando excluidas de su ámbito de aplicación las piscinas de uso particulares definidas en el artículo 3.a), así como las de aguas termales, las de centros de tratamientos de hidroterapia y otras destinadas a fines exclusivamente médicos.

 

TÍTULO II: MODALIDADES DE LAS PISCINAS

Artículo 5

Atendiendo a la instalación, las piscinas pueden ser:

1.- Cubiertas: Aquellas cuyos vasos se encuentran protegidos del ambiente exterior, que al no estar expuestas al aire libre, pueden estar climatizadas.

2.- Descubiertas: aquellas cuyos vasos se encuentran situados al aire libre.

Artículo 6

En los supuestos a que se refiere el artículo anterior, pueden existir los siguientes tipos de vasos:

1.- Infantiles o de chapoteo: desmotados a usuarios menores de seis anos no capacitados para la natación. Su emplazamiento será independiente de forma que se impida el acceso de los niños a vasos destinados a otros usos.

Estos vos tendrán una profundidad mínima comprendida entre 0 y 20 centímetro y una máxima de 60 centímetros, y las pendientes no serán superiores al 10%.

Deberán tener un sistema de depuración del agua independiente del de los otros vasos, o bien renovación continua del agua.

2.- Recreativos o Polivalentes: destinados al público en general. En la zona de aguas someras, estos vasos tendrán una profundidad mínima d 1,20 metro, que irá aumentando progresivamente con pendiente máxima del 6%, hasta llegar a 1,40 metros. La profundidad en este punto deberá señalizarse y a partir de aquí aumentará progresivamente hasta llegar a un límite máximo de 2 metros.

3.- De competición o deportivos: tendrán las características determinadas por los organismos correspondientes o las normas internacionales para la práctica de cada deporte.

4.- De saltos: tendrán la profundidad adecuada, en relación con la altura de las palancas o trampolines según la tabla adjunta:

ALTURA DE LA PALANCA - PROFUNDIDAD EN LA VERTICAL O TRAMPOLÍN DEL BORDE

0 m --------------------------- 2 m

0,50 m ------------------- 2,20 m

1,00 m ------------------- 3,00 m

3,00 m ------------------- 3,50 m

5,00 m ------------------- 3,80 m

6,50 m ------------------- 4,00 m

7,50 m ------------------- 4,20 m

10,00 m ----------------- 4,50 m

 

TÍTULO III : CARACTERÍSTICAS DEL VASO Y DE LAS INSTALACIONES DE SU ENTORNO.

 

CAPÍTULO I. CARACTERÍSTICAS DEL VASO

Artículo 7

El vaso de la piscina tendrá unas características que, de acuerdo con las técnicas constructivas, quedan aseguradas las estabilidad, la resistencia y la estanqueidad de su estructura. Cualquiera que sea la forma y dimensiones del vaso, los ángulos convexos serán redondeados y se evitarán los recodos y obstáculos que dificulten la circulación del agua.

El fondo y las paredes del vaso estarán revestidos de materiales lisos, impermeables, resistentes al choque y a los agentes químicos utilizados en el tratamiento del agua, de color claro y de fácil limpieza y desinfección. No se utilizarán revestimientos que puedan provocar accidentes o ser antihigiénicos. El fondo ha de ser, además, antideslizante.

Artículo 8

El fondo del vasos de la piscina tendrá una pendiente mínima del 2,5 %, para facilitar el desagüe, y una pendiente máxima del 6% en profundidades menores a 1,40 m . Para profundidades mayores en ningún caso las pendientes podrán ser superiores al 30%.

Los cambios de pendiente serán moderados y progresivos y estarán señalizados, al igual que los puntos de máxima y mínima profundidad, mediante rótulos de aviso al usuario sitos en el fondo, las paredes laterales del vaso y en el paseo. En el fondo del vaso se marcarán, de forma visible, la delimitación entre las zonas de aguas someras y las de aguas profundas.

Para el apoyo o descanso de los usuarios a una profundidad de 1,20 m a 1,25 m bajo la lámina de agua podrá instalarse un escalón perimetral de 10 a 15 cms de anchura.

El fondo de todo vaso, cualquiera que sea su hidraulicidad, dispondrá de un desagüe general de "gran paso", con pendientes hacia el mismo en todos los sentidos, y situado en la zona de máxima profundidad, de tal modo que permita la evacuación rápida de la totalidad del agua y de los sedimentos y residuos que puedan existir.

Este desagüe de fondo estará adecuadamente protegido mediante dispositivos de seguridad que eviten cualquier peligro para los usuarios.

El vaciado se hará a la red de alcantarillado cuanto ésta exista, y en ausencia de la misma, en lugar adecuado de acuerdo con la normativa vigente. En ningún caso podrá recircularse este agua para el uso de las instalaciones de la piscina.

Artículo 9

En todos los vasos de nueva construcción, independientemente de su superficie, así como en los ya instalados con una superficie de lámina de agua superior a 315 m2 no podrán instalarse "skimmers" espumaderas o rebosaderos discontinuos de superficie. En estos supuestos será obligatorio disponer de un sistema continuo de recogida del agua superficial y con flujo conveniente que permita la adecuada recirculación de la totalidad de la lámina de agua en los tiempos exigidos en el art. 35 del presente Reglamento.

Mientras el vaso esté en uso se deberá mantener siempre el máximo nivel de agua coincidente con el borde del rebosadero o dispositivo perimetral continuo par el correcto funcionamiento del mismo. Los bordes del rebosadero serán redondeados y antideslizantes.

Los vasos ya construidos con una superficie de lámina de agua inferior o igual a 315 m2 podrán disponer de "skimmers" en número tal que se garantice la recirculación total del agua del vaso en el tiempo exigido en el art. 35 del presente Reglamento.

Artículo 10

Excepto en los vos de "chapoteo o infantiles", definidos en el artículo 6.

1. del número máximo de bañistas vendrá determinado por la superficie de cada vaso, de tal modo que en los momentos de máxima concurrencia cada bañista disponga de al menos 2 m2 de lámina de agua en vasos de piscinas al aire libre y de 3 m2 en las cubiertas.

En ningún caso se permitirá la permanencia en los vasos de un número de usuarios superior al aforo máximo calculado para los mismos.

Durante las épocas en que la piscina no se encuentre en funcionamiento se tomarán las medidas oportunas para que el vaso vacío no constituya un riesgo para la seguridad de las personas.

 

 

 

CAPÍTULO II. - CARACTERÍSTICAS DEL ENTORNO DEL VASO.

Artículo 11

"El paseo", "andén" o "playa", constituido por el plano superior horizontal que rodea el vaso de la piscina, se considera zona de uso de los bañistas, al que no se podrá acceder con calzado y en consecuencia, estará libre de impedimentos. Los pavimentos serán antideslizantes e impermeables y se conservarán continuamente en perfecto estado de higiene y desinfección.

Su anchura deberá permitir un fácil acceso al vaso en todo su perímetro.

Serán diseñados con una ligera pendiente hacia el exterior del vaso para evitar encharcamientos y vertidos de aguas procedentes de él hacia el mismo.

Se preverá la existencia de bocas de riego en las zonas de playa para facilitar la limpieza y el riego de las mismas.

Artículo 12

Para el acceso al agua se instalarán escaleras con peldaños de superficie plana y antideslizante, sin aristas vivas, construidas con materiales inoxidables, de fácil limpieza y de características que garanticen en todo momento la seguridad de los usuarios.

Las escaleras estarán empotradas en las paredes laterales del vaso, tendrán una altura máxima entre peldaños de 30 cm, y una anchura mínima entre pasamanos de 50 cm, sin que puedan llegar al fondo del vaso para evitar la acumulación de impurezas, pero debiendo alcanzar bajo el agua la profundidad suficiente para permitir la salida con comodidad del vaso lleno.

Una de las escaleras llegará hasta la profundidad necesaria para permitir el acceso al fondo del personal que deba proceder a la limpieza o reparación del mismo, debiendo guardar la distancia de 30 cms. entre el último peldaño y el fondo del vaso.

Independientemente de posibles escalinatas ornamentales y rampas que formen parte de la pileta, el número de escaleras será adecuado a la longitud total de la piscina y, en todo caso, existirán de forma obligatoria en los cuatro ángulos del vaso y en las paredes laterales en los puntos de cambio brusco de pendiente del fondo. Si la longitud del vaso lo permite, ese instalarán más de idénticas características, de forma que entre ellas no haya una distancia superior a 20 metros medidos en el perímetro del vaso.

Artículo 13

En los paseos que rodean a las piscinas descubiertas deberán instalarse duchas con agua potable en la proporción de una ducha por cada 60 m2 de lámina de agua, distribuidas uniformemente en el perímetro del vaso y con desagüe directo que en ningún caso permita recircular este agua para el uso de la piscina.

La plataforma que rodea a las duchas debe estar construida de tal modo que se eviten encharcamientos.

Las duchas deberán estar a suficiente distancias del vaso para que el agua que suministren no revierta al mismo.

Existirán duchas independientes debidamente señalizadas, que permitan una ducha sanitaria, tanto en la zona de vestuarios como en las zonas tangentes a las playas pavimentadas. En las cercanías del vaso, el número mínimo de estas cabinas será de una por cada 150 m2 de lámina de agua.

Quedan prohibidos los "canalillos lavapiés" circundantes al vaso.

Artículo 14

Las piscinas cubiertas dispondrán de las instalaciones necesarias que aseguren la renovación constante del aire en el recinto, manteniendo siempre una humedad ambiental relativa media no superior al 80% y una temperatura ambiente superior en 2º a 4º C a la del agua del vaso, que se mantendrá entre los 22º C y 27º C.

La capacidad del recinto será tal que, como mínimo, se disponga de un volumen de aire de 8 m3 por bañista u ocupante potencial de la instalación.

Artículo 15

El número mínimo de flotadores salvavidas que existirán en cada vaso será de 4, no debiendo ser nunca inferior al mínimo de escaleras instaladas.

Los flotadores salvavidas estarán situados en lugares visibles de la zona de estancia próxima al paseo que rodea al vaso y fácilmente accesibles para los bañistas.

Artículo 16

En los supuestos en que además de la existencia de "el paseo", "anden" o "playa", se disponga de una zona destinada a "estancia", "solarium" o "recreo", anexa o próxima a la anterior, la tierra, césped o arena, el acceso del los usuarios a la zona de baño habrá de realizarse obligatoriamente a través de pediluvios que cubran todo el acceso y que dispongan de una lámina mínima de 0,10 m2 de agua desinfectada, en flujo continuo y no recirculable y de una espacio obligado de paso no inferior a 2 metros y una anchura suficiente para no ser evitados.

La capacidad, disposición y número de accesos a la zona de baño se establecerán en función del aforo máximo permitido y teniendo en cuenta las necesidades para una rápida prestación de auxilios en caso de accidente.

En todo caso, el acceso al vaso y a su entorno deberá efectuarse a través de los vestuarios.

 

CAPÍTULO III.- TRAMPOLINES Y DESLIZADORES.

Artículo 17

            La construcción, el diseño, la disposición y los materiales de trampolines flexibles, palancas rígidas, plataformas y                 torres         de saltos en general garantizarán en todo momento la seguridad de los usuarios.

En las piscinas recreativas y polivalentes se prohibe la existencia de palancas de saltos y trampolines, quedando su uso reducido a los vasos destinados exclusivamente a estos fines o a la competición.

Los toboganes y deslizadores serán de materiales inoxidables, lisos y no presentarán juntas ni solapas que puedan producir lesiones a los usuarios, garantizando en todo momento la seguridad de los mismos.

Se situarán en vasos especiales o en zonas debidamente acotadas y señalizadas en los vasos destinados al recreo, de manera que su uso no suponga molestias o riesgos para el resto de los bañistas. Las escaleras de acceso a la parte superior de los mismos tendrán inclinación moderada, no poseerán aristas vivas y los pedales serán antideslizantes, debiendo contar con pasamanos de seguridad.

 

 

TÍTULO IV. - SERVICIOS Y VESTUARIOS

Artículo 18

Todos los servicios e instalaciones del recinto de la piscina deberán cumplir los requisitos sanitarios y de seguridad en los relativo a construcción, disposición de sus elementos e idoneidad de materiales de construcción.

No se utilizarán materiales ni recubrimientos susceptibles de constituirse en sustrato para el crecimiento microbiano; los locales deberán disponer de buena ventilación; los materiales de los paramentos verticales y horizontales serán de naturaleza impermeable, sin entradas y angulares, de fácil limpieza y desinfección; los suelos serán antideslizantes y contaran con sistemas de evacuación de forma que se eviten encharcamientos.

Durante el período de funcionamiento de las piscinas las instalaciones y servicios deberán limpiarse y desinfectarse diariamente.

La desinfectación, con productos autorizados, se realizara obligatoriamente y como mínimo: - En las piscinas al aire libre: al comienzo de cada temporada - En las cubiertas de funcionamiento permanente: una vez al año.

Esta frecuencia podrá ser modificada por la autoridad sanitaria si así lo estimara conveniente, en función de las necesidades constatadas en las inspecciones que se practiquen.

Artículo 19

El número de servicios sanitarios de que deberán disponer los vestuarios, será mínimo el siguiente por cada 300 personas o fracción:

- 4 plazas de urinario

- 2 retretes y 2 lavabos para caballeros

- 4 retretes y 2 lavabos para señoras

En los retretes y urinarios se instalarán dispositivos automáticos para la descarga del agua o temporización manual.

Los lavabos dispondrán de jabón líquido y sistema de secado de manos individual.

El personal empleados de las piscinas dispondrá de servicios independientes de los destinados a los bañistas. Estos servicios dispondrán de ventilación adecuada y cumplirán lo establecido en la legislación laboral vigente.

Artículo 20

El número de duchas de que deberán disponer los vestuarios, se entenderá referido a la superficie de lámina de agua, considerada ésta como la suma de la de los diferentes vos, de modo que el número de duchas en los vestuarios será como mínimo de uno por cada 30 m2 de lámina de agua caliente y fría.

En ningún caso se contabilizarán las duchas contempladas en el artículo 13 situadas en el entorno del vaso.

Artículo 21

Los vasos y su entorno estarán situados de manera tal que ningún bañista pueda acceder a ellos sin haber pasado previamente por los vestuarios.

Los vestuarios deberán cumplir las siguientes condiciones:

a) Tendrán ventilación adecuada y suficiente, mediante un sistema de ventilación forzada.

b) En el caso de piscinas cubiertas, habrá separación entre locales con diferentes temperaturas.

c) Se utilizarán materiales y diseños que aseguren una correcta limpieza y desinfección.

d) Los suelos dispondrán de sistemas adecuados y eficaces para la evacuación del agua utilizada en su limpieza.

e) Los vestuarios de uso exclusivo para piscinas contarán con dos accesos y circuitos independientes, uno exterior para la entrada y salida de personas con calzado y traje de calle y otro interior para la entrada y salida de personas con calzado y traje de baño.

En las piscinas de complejos deportivos podrá considerarse como vestuarios cualquier orto de utilización colectiva, con fácil acceso a la piscina y que reúna las condiciones higiénico-sanitarias adecuadas, siempre que se garantice el acceso a piscina de modo obligado e inmediato a través del mismo.

Las piscinas de uso colectivo comunitarias y las de uso colectivo público de alojamientos turísticos quedan exentas de la obligatoriedad de disponer de vestuarios. No obstante lo anterior, la existencia de los aseos en el entorno del vaso será inexcusable en todo caso.

f) Contarán con armarios de uso individual, de material inoxidable y de fácil limpieza y ventilación y/o, en su defecto, de guardarropas común, con colgaduras y bolsas guardarropas de un solo uso, en número al menos igual al aforo de los vasos.

g) La capacidad de los vestuarios será adecuada al número de posibles usuarios.

El personal empleado de las piscinas de uso colectivo dispondrá de vestuarios independientes de los destinados a los bañistas, de conformidad con la legislación laboral vigente.

 

 

TÍTULO V : DEL BOTIQUÍN Y LA ENFERMERÍA.

Artículo 22

Todas las piscinas dispondrán de una sala destinada a botiquín de urgencia y primeros auxilios, de fácil acceso donde existirá un teléfono o emisora de radio. El botiquín constará como mínimo de los elementos que se relacionan en el Anexo II. En la sala o sus inmediaciones estarán expuestos en lugar visible las direcciones, teléfonos y radiofrecuencias de los centros de asistencia hospitalarios más cercanos, de los centros sanitarios limítrofes, de los servicios de ambulancias y de los demás servicios d urgencia, que hagan posible una eficaz evacuación, si la necesidad de la misma se presentase.

Asimismo, en la sala donde se ubique el botiquín o en sus inmediaciones, se dispondrá de un cuadro con las instrucciones a dispensar en una emergencia, a los posibles accidentados.

Artículo 23

A cargo del botiquín se encontrará personal debidamente titulado. La titulación mínima exigible será la de Salvamento y Socorrismo , especialidad de Salvamento Acuático, título que debe de ser expedido y actualizado por la Federación de Salvamento y Socorrismo y homologado por la Conserjería de Sanidad y Servicios Sociales.

Este personal desarrollará las funciones propias de su cargo y estará presente, de modo inexcusable, a lo largo del horarios de funcionamiento de la piscina.

Las entidades que gestionen o de cualquier modo representen o sean responsables del funcionamiento de las instalaciones donde se ubiquen las piscinas comunicarán a la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales y registrarán en el Libro de Registro Oficial de Piscinas a que se refiere el artículo 38 del presente Reglamento, el nombre y horario de las persona o personas encargadas de las funciones descritas en este artículo y en el anterior, antes del inicio de la temporada de funcionamiento, si la piscina tiene uso estacional, o en un plazo de un mes desde la entrada en vigor de este Reglamento, si la piscina tiene uso continuado a lo largo del año.

Las autoridades sanitarias competentes podrán determinar, para cada caso concreto, la dotación suplementaria de sala de enfermería, material y medicamentos de urgencia, así como la de personal sanitario de que deberá disponer la instalación, en función del número de usuarios.

 

 

TÍTULO VI: DE OTRAS INSTALACIONES COMPLEMENTARIAS.

Artículo 24

Las instalaciones anexas tales como maquinarias, aparatos para la elevación o depuración del agua, calderas de calefacción, generadores eléctricos, instalaciones para iluminación, almacenes de productos químicos, de material diverso o cualquiera otros, estarán emplazados en lugares independientes de los destinados al público, y con adecuación a las condiciones y requisitos que para cada caso determine la reglamentación aplicable.

Artículo 25

Cuando existan restaurantes, bares, cafeterías, pistas de baile y, en general, áreas de comida y bebida, deberán emplazarse fuera de la zona de bañistas y con suficiente delimitación y separación del vaso de la piscina a fin de garantizar la debida limpieza e higiene del mismo.

Las actividades anteriormente mencionadas precisarán para su funcionamiento de la correspondiente autorización de apertura y funcionamiento de conformidad con lo establecido en la normativa vigente, con independencia de la autorización con que debe contar la piscina.

 

 

TÍTULO VII. DEL PERSONAL ENCARGADO DE LA SEGURIDAD, LA ASISTENCIA SANITARIA Y LA CALIDAD DEL AGUA DE LOS VASOS.

Artículo 26

En toda la instalación de uso colectivo necesariamente existirá una persona que ostentará la representación de la empresa o comunidad y que será la responsable del correcto funcionamiento de las instalaciones y servicios, y procurará la observancia de las disposiciones legales y de las normas de funcionamiento interno, así como de atender las posibles reclamaciones de los usuarios, sin perjuicio de la responsabilidad de la empresa gestora, la cual deberá conocer en todo momento el estado y funcionamiento de las instalaciones.

Artículo 27

Para el cuidado y vigilancia del funcionamiento de las piscinas así como para la atención de sus servicios, las empresas o comunidades de propietarios titulares o gestoras dispondrán de personal suficiente y técnicamente capacitado.

En las piscinas de uso público, el personal adscrito a las labores de control, vigilancia, mantenimiento, seguridad y cualquier otra propia de la actividad a la que la instalación sirva, deberá estar provisto de las siguientes capacitaciones debidamente acreditadas:

a) El personal que realice funciones de cloración, desinfección, mantenimiento de filtros, vaso, playas, y en general aquellas funciones que tenga directa relación con la calidad sanitaria del agua del vaso, deberá encontrarse en posesión de la acreditación que extenderá la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales, después de haber superado el cursillo de formación que se habilitará a tal fin.

b) El personal que realice funciones sanitarias referidas directamente a la integridad y estado de salud de los bañistas tales como monitores, de salvamento y socorristas, deberán acreditar documentalmente sus conocimientos tanto en salvamento y socorrismo, como en primeros auxilios, demostrando prácticamente el correcto uso del material del que consta el botiquín determinado en el Anexo II del presente Reglamento.

A tal fin, la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales arbitrará las convalidaciones necesarias o los cursos de actualización o de capacitación que fuesen precisos en colaboración con las Instituciones competentes en la materia.

Artículo 28

Las piscinas de uso público deberán tener un socorrista titulado en Salvamento y Socorrismo Acuático, el cual permanecerá en las instalaciones durante todo el tiempo de funcionamiento de las mismas. Podrá atender, al mismo tiempo, el botiquín de urgencia, siempre que acredite conocimientos sanitarios y que, en todo momento, actúe de acuerdo con las normativas emanadas de la autoridad sanitaria correspondiente. El número de socorristas de que deberán disponer las piscinas, en función de la superficie de lámina de agua, será el que a continuación se indica:

a) Piscinas de menos de 500 m2 contarán, al menos, con un socorrista titulado.

b) Piscinas de más de 1.000 m2 : la Dirección Regional de Salud Pública fijará en cada caso, el número de socorristas necesarios, en función del número de usuarios de la piscina.

En los recintos donde haya distintos vasos, a efectos de cálculo para el número de socorristas se sumará toda la superficie de láminas de agua.

En el supuesto de que la separación física entre los vasos no permita una vigilancia eficaz de los mismos, será obligatoria la presencia de un socorrista en cada uno de ellos.

Quedan exceptuadas de la obligatoriedad de tener un socorrista aquellas piscinas de uso comunitario definidas en el artículo 3. b cuya superficie de lámina de agua sea igual o inferior a 315 m2.

Artículo 29

La dotación mínima de personal sanitario será la definida en el art. 23, debiendo disponer del personal sanitario suplementario, propio o de referencia, que se considere necesario para atender la demanda en función del número de usuarios de la piscina.

TÍTULO VIII CALIDAD Y TRATAMIENTO DE AGUA.

Artículo 30

El agua de alimentación y de renovación de los vasos procederá de la red general de distribución de agua potable. La utilización de agua de distinto origen precisará el informe favorable previo de la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales.

El agua del vaso de la piscina durante su funcionamiento, deberá ser renovada continuamente, por recirculación, previa depuración de la misma, y por entrada de agua nueva. Para estas acciones dispondrá de sistema automático de renovación, y en su caso, de regeneración completa del agua.

En todo caso el agua de los vasos deberá cumplir los parámetros que figuran en el Anexo IV del presente Reglamento. Estos límites podrán ser variados, en casos especiales, por la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales.

Artículo 31

El agua de las instalaciones generales, de los pediluvios y de las duchas deberá proceder de la red general de distribución de agua potable y nunca podrá pertenecer al circuito de regeneración de la piscina. Su eliminación se realizará de tal modo que se impida el reflujo a la red de suministro de agua de consumo.

Artículo 32

Para conseguir las características del agua del vaso exigidas en el Anexo IV del presente Reglamento, el agua recirculada en circuito cerrado deberá ser filtrada y depurada mediante procedimientos físico químicos de reconocida eficacia, utilizando al efecto una planta depuradora en donde se realicen todas las fases necesarias del tratamiento que, además de desinfectarla, le confieran poder desinfectante, sin llegar a ser nunca irritante para los ojos.

La velocidad máxima de filtración será 20 m3/h/m2. Para sistemas de filtrado de mayor velocidad se requerirá autorización de la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales previo informe técnico.

El sistema de tratamiento por filtración deberá encontrarse en funcionamiento siempre que sea necesario para asegurar la calidad del agua exigida en el citado Anexo IV.

Artículo 33

Los productos químicos para el tratamiento sistemático del agua no se añadirán nunca directamente a los vasos. Será necesario disponer de sistemas de dosificación automática que funcionen conjuntamente con el sistema de recirculación y que permitan, si es necesario, la disolución total de los productos utilizados para el tratamiento.

Los productos que puedan ser utilizados para el tratamiento del agua de los vasos de la piscina, así como los valores límite de dichos productos que no se contemplen en el Anexo III del presente Reglamento, serán los establecidos por las autoridades competentes. Los tratamientos de desinfección del agua en las piscinas climatizadas que dispongan de un sistema de calefacción del agua, se efectuarán después de la puesta en funcionamiento del mismo.

La ozonización no podrá ser utilizada como sistema de desinfección final.

En lo relativo al almacenamiento y manipulación de estos productos, es necesario mantener las máximas precauciones. En cualquier caso, nunca serán accesibles a los usuarios.

Artículo 34

La renovación con agua nueva durante el período de funcionamiento de la piscina supondrá una aportación mínima diaria de un 5% del volumen total del agua contenida en los vasos de adultos y de un 20% en los infantiles, u otro volumen superior que garantice los parámetros exigidos en el Anexo IV del presente Reglamento y los niveles necesarios que posibiliten la función correcta del rebosadero o dispositivo similar a que se refiere el artículo 9 de esta norma.

Al menos una vez al año y siempre que la autoridad sanitaria lo considere necesario, se deberá proceder al vaciado total del agua de los vasos de la piscina para poder realizar su limpieza y desinfección, operación que se consignará en el Libro de Registro Oficial de Piscinas a que se refiere el artículo 38 de este Reglamento.

Artículo 35

Todo el volumen del agua del vaso se recirculará pasando por la instalación de tratamiento. El tiempo empleado para ello no sobrepasará los siguientes límites:

a) Para los vasos infantiles o de chapoteo: 1 hora.

b) Para vasos recreativos o polivalentes: cada 4 horas en instalaciones descubiertas y cada 3 horas en cubiertas.

c) Para vasos de saltos: cada 8 horas.

Artículo 36

Se instalarán un mínimo de dos contadores de agua, situados uno a la entrada del agua de alimentación del vaso de la piscina y el otro después del sistema de filtración. Al menos dos veces al día, uno al momento de apertura de la piscina y otro al momento del cierre de la misma, el personal responsable de su funcionamiento deberá anotar en el Libro de Registro Oficial de Piscinas a que se refiere el artículo 38, las lecturas de dichos contadores.

Artículo 37

Al menos dos veces al día, una en el momento de apertura de la piscina y otra en el de máxima concurrencia, el personal responsable del funcionamiento realizará en cada vaso las determinaciones analíticas de los parámetros que definen la calidad sanitaria del agua, siendo responsabilidad de los titulados o en su caso gestoras de la piscina, el cumplimiento de esta obligación.

Cuando el control de los parámetros se efectúe automáticamente, al menos una vez al día se efectuará una determinación manual, que se inscribirá en el Libro de registro Oficial de Piscinas además de la anotación diaria de aditivos añadidos a que se refiere el artículo siguiente.

En las piscinas donde la depuración se lleve a cabo con compuestos de cloro, los parámetros a controlar serán los siguientes: cloro residual libre, cloro residual total, pH, turbidez (transparencia) y conductividad del agua.

Si la depuración se efectuase con otros agentes desinfectantes, además de la determinación del pH, la turbidez y la conductividad del agua, se controlarán los niveles de esos agentes.

En las piscinas cubiertas se controlarán además la temperatura del agua y la temperatura y el grado de humedad ambiental.

En la instalación deberá disponerse de los medios, reactivos e instrumental necesarios para la realización de los controles a los que se hace referencia en los apartados anteriores.

Artículo 38

Cada vaso de piscina dispondrá, de forma obligatoria, de un Libro de Registro Oficial de Piscinas, cumplimentado debidamente con las características del vaso y en el que se anotarán diariamente, además de los datos que se especifican en los artículos anteriores, los siguientes:

- Número de bañistas que hayan utilizado la piscina.

- Aditivos añadidos, determinando su composición química y cantidad.

- Todas las incidencias u observaciones de interés sanitario que sean necesarias tales como: lavado de filtros, vaciado de vasos, fallos del sistema depurador, tiempo de filtración, nivel de agua en rebosaderos y cualesquiera otras que resulten de interés.

Este Libro de Registro Oficial de Piscinas estará siempre a disposición de las autoridades sanitarias y será cumplimentado por las mismas en cada visita de inspección.

Deberá ser retirado anualmente del organismo sanitario competente, que lo diligenciará, suponiendo ésto la licencia de apertura de la instalación para esa temporada, al final de la cual el libro deberá ser entregado en el mismo organismo.

 

 

TÍTULO IX. DE LOS USUARIOS DE LAS PISCINAS.

Artículo 39

Todas las instalaciones con piscinas de uso colectivo dispondrán de un Reglamento de Régimen Interno que contenga las normas de obligado cumplimiento para los usuarios.

Este reglamento deberá ser expuesto en lugar visible a la entrada del establecimiento así como en su interior. Como mínimo deberá contemplar las siguientes prescripciones:

a) El aforo máximo calculado para los vasos.

b) La obligatoriedad de la ducha antes de la inmersión en el agua de los vasos y del uso de los baños de pie cuando el acceso al paseo del vaso se realice desde ambientes exteriores.

c) La obligatoriedad del uso de zapatillas de baño individuales en los locales destinados a vestuarios y aseos.

d) La prohibición de la entrada en la zona de baño de personas vestidas con ropa o calzado de calle.

e) La prohibición de la entrada en la zona de baño de personas que padezcan alguna enfermedad transmisible o se encuentren en fase de convalecencia.

f) La prohibición de la entrada de animales en las instalaciones.

g) La prohibición de comer beber y fumar en la zona reservada a los bañistas.

h) La prohibición de abandonar desperdicios dentro del recinto de la instalación, debiendo utilizarse las papeleras y otros recipientes destinados al efecto.

i) La recomendación del uso de gorro de baño.

j) La prohibición del acceso de los menores de 6 años no capacitados para la natación a piscinas que no sean exclusivamente infantiles, y de los niños de 6 a 14 años, también incapacitados para la natación, que no vayan acompañados de personas responsables.

 

 

TÍTULO X. AUTORIZACIONES, CONTROL E INSPECCIONES SANITARIAS.

 

CAPÍTULO I. AUTORIZACIONES

Artículo 40

Corresponde al Ayuntamiento del consejo donde se pretenda construir, ampliar o reformar una piscina, cursar la autorización o denegación oportuna de licencia de obra, así como las licencias de apertura, al público. En ambos casos se requerirá preceptivamente un informe sanitario previo emitido por los servicios técnicos de la Dirección Regional de Salud Pública en el que se dictamine favorablemente sobre las condiciones higiénico-sanitarias de la misma.

Este informe sanitario tendrá carácter vinculante en caso de ser negativo.

A tal efecto, los Ayuntamientos remitirán a la Dirección Regional de la Salud Pública un ejemplar del proyecto de obra a realizar.

En la documentación se harán constar los datos necesarios que permitan conocer las características de las instalaciones, del tratamiento del agua y cualquier otra información que complemente lo que se prevé en este Reglamento.

Será requisito previo a la concesión de licencias de apertura, sin perjuicio del cumplimiento de las comprobaciones y garantías establecidas en el Reglamento General de Policía de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas, la comprobación técnica del cumplimiento efectivo de las exigencias que respecto del agua y sus instalaciones se hayan tenido en cuenta para otorgar las autorizaciones de construcción, para lo cual se ha de comunicar a la Dirección Regional de Salud Pública la finalización de las obras y solicitar el Libro de Registro Oficial de Piscinas.

Artículo 41

Igualmente, las licencias de reapertura de las piscinas para cada temporada requerirán previamente el informe sanitario favorable señalado en el artículo anterior.

Dicha solicitud deberá formularse por el titular o gestor de la instalación con una antelación de al menos un mes al de la fecha de apertura prevista, ante la Dirección Regional de Salud Pública, que dará cuenta de la Resolución a la Autoridad Municipal correspondiente.

Se necesitará licencia de reapertura cuando la inactividad de las piscinas sea superior a un período de seis meses.

El informe sanitario previo favorable a la apertura y reapertura se materializará con la entrega y diligencia del Libro de Registro Oficial de Piscinas por los servicios competentes de la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales.

 

 

CAPÍTULO II. CONTROL E INSPECCIONES SANITARIAS

Artículo 42

Sin perjuicio de las competencias de inspección atribuidas a las Corporaciones Locales y las que correspondan a otras Administraciones en materia de espectáculos y actividades recreativas, la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales, por medio de sus técnicos, girará las visitas de inspección necesarias para la comprobación del cumplimiento de las disposiciones contenidas en el presente Reglamento y demás disposiciones que sean de aplicación en esta materia.

Estas visitas de control y vigilancia sanitaria quedarán registradas en el correspondiente Libro de Registro de cada vaso, el cual estará siempre a disposición de los servicios sanitarios de la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales y será visado por los mismos en cada inspección.

Los requerimientos u observaciones que se formulen para la subsanación de defectos o corrección de deficiencias tendrán, una vez consignados en dicho Libro de Registro, el carácter de comunicación oficial al interesado a todos los efectos. Los plazos que en su caso se concedan para la corrección de deficiencias resultarán proporcionales a la importancia de las mismas.

Cuando la gravedad o reiteración de las deficiencias lo aconsejen, o no se cumplan los plazos señalados para su corrección, los servicios técnicos sanitarios, señalarán las anomalías en el acta y darán curso a la misma por los cauces reglamentarios.

Artículo 43

Con independencia de la determinación de los parámetros analíticos obligatorios, los técnicos de los servicios sanitarios de la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales realizarán un control físico-químico y bacteriológico más amplio del agua, en el que se determinarán los parámetros señalados en el Anexo IV que se consideren necesarios.

 

 

TÍTULO XI. RÉGIMEN SANCIONADOR

Artículo 44

Es de aplicación a las piscinas, instalaciones y anexos que se encuentran dentro del ámbito de aplicación del presente Reglamento, la regulación de infracciones y sanciones recogida en el Título I, capítulo VI, artículos 32 a 37 de la Ley 14/86, de 25 de Abril, General de Sanidad.

 

 

ANEXO II

BOTIQUÍN DE URGENCIAS EN LAS PISCINAS

·        Analgésico general tipo aspirina o paracetamol.

·        Antiinflamatorio tópico sin corticoides.

·        Povidona yodada.

·        Agua oxigenada.

·        Alcohol 70º.

·        Colirio antiséptico sedante.

·        Colirio vasoconstrictor.

·        Algodón 1 kg.

·        Esparadrapo antialérgico. Gasas estériles.

·        Vendas 10x5 y 10x10.

·        Tensoplast.

·        Suturas adhesivas.

·        Apósitos estériles.

·        Guantes desechables.

·        Pinzas clínicas de un solo uso.

·        Tijeras de acero inoxidable.

·        Ambú con mascarillas de adultos y niños.

·        Tubos Güedel varios tamaños. Bala de oxígeno con equipo de aspiración.

·        Una camilla fija, con cabeza basculante, y otra de transporte.

·        Instalación de agua corriente, potable, con lavabo.

 

 

ANEXO III

LISTA DE COMPUESTOS A UTILIZAR PARA EL TRATAMIENTO DEL AGUA DE LAS PISCINAS

·        Bactericidas Algicidas.

·        Ácido tricloroisocianúrico.

·        Bromo

·        3-Bromo-1-Cloro-5,5-dimetelhídantoina

·        Cloro

·        Clorohidrato de polihexametileno biguanida.

·        Cloruro de benzalconio

·        Cobre electrolítico

·        Diclorolsocianurato de potasio

·        Diclorolsocianurato de sodio

·        Hipoclorito de calcio

·        Hipoclorito de sodio

·        Ozono

·        Plata electrolítica

·        Sulfato de cobre

·        Modificadores de pH

·        Ácido clorhídrico

·        Bicarbonato de sodio

·        Bisulfato de potasio

·        Bisulfato de sodio

·        Carbonato de sodio

·        Hidróxido de sodio

·        Coagulantes y floculantes

·        Aluminato de sodio

·        Polihidroxiclorosulfato de aluminio

·        Polihidroxicloruro de aluminio

·        Polímeros de los ácidos acrílico y metacrílico, las sales sódicas, ésteres, amidas, N-metilamidas y homopolímeros de los anteriores

·        Sulfato de aluminio

·        Otros

·        Ácido policarbónico

Lo establecido en el presente Anexo, en relación con los productos químicos utilizados para el tratamiento del agua, se entiende sin perjuicio del cumplimiento de las diferentes disposiciones sobre la declaración, los criterios de calidad, las normas de envasado y etiquetado, la comercialización y cualquier otra que les afecte.

 

 

ANEXO IV

CRITERIOS DE CALIDAD DEL AGUA DEL VASO

1) Carácteres organolépticos

·        Olor / sabor: ausencia, excepto ligero olor y/o sabor característico del desinfectante utilizado.

·        Turbidez: la transparencia será la necesaria para que el nadador vea perfectamente las marcas del fondo del vaso en la parte más profunda y en cualquier caso nunca superior a 6 UNF.

·        Espumas permanentes, grasas y materias extrañas: ausencia.

2) Caracteres Físico-químicos

·        Conductividad (s./cm a 20 ºC)

·        Incremento menor de 1000 S. cm respecto del agua de llenado.

·        Oxidabilidad al Mn o K (mg/l O) Se permitirá un incremento no superior a 4 mg/l respecto al agua de llenado.

·        Nitratos (mg/l NO) Se permitirá un incremento no superior a 10 mg/l respecto al agua de llenado, en vasos de adultos y 7 mg/l para los vasos de chapoteo.

·        Amoníaco (mg/l NO Hu) Se permitirá un incremento de 0,5 mg/l sobre el agua de entrada.

·        Tensoactivos catiónicos (sales de amonio cuaternario) (5 pp. m máximo)

·        Cobre (mg/l Cu) Hasta 3

·        Aluminio (mg/l Al): hasta, 0,5

·        Hierro (mg/l): hasta 0,3

·        Cloro residual libre (mg/l Cl) entre 0,8 1,5 (el cloro total no sobrepasará en más de 0,6 mg/l el nivel medido de cloro residual libre. En casos excepcionales se permite alcanzar la cifra de 2 mg/l de cloro residual libre.

·        Ácido isocianúrico (mg/l H C NO): hasta 75

·        Ozono (mg A/l O) su contenido será de 0,0 mg/l de ozono residual en el agua del vaso y superior o igual a 0,4 mg/l de ozono antes de entrar al dispositivo de desozonización con un tiempo de contacto mínimo de 4 minutos.

·        Plata (mg/l Ag): hasta 1 mg/l.

·        Bromo (mg/l Ar): hasta 3 mg/l.

·        Alcalinidad (mg/l Ca CO): hasta 250

·        Otros algicidas y desinfectantes: a fijar por la autoridad sanitaria competente.

·        Sustancias tóxicas y/o irritantes: concentración no nociva para la salud.

3) Caracteres Microbiológicos.

·        Aerobios totales (24 h. 37 C) UPC/ml: hasta 200

·        Coliformes totales UPC/ 100 ml: hasta 200

·        Coliformes fecales UPC/ 100 mi: ausencia

·        Estreptococos fecales UPC/ 100: ausencia

·        Staphylococcus aureus UPC/ 100: ausencia

·        Pseudomonas seruginosa UPC/ 100 ml: ausencia

·        Salmonella sp (UPC/l): ausencia

·        Estafilococos totales UPC/ 100 ml: hasta 40

·        Otros microorganismos y parásitos patógenos: ausencia

·        Algas, larvas u organismos vivos de cualquier tipo: ausencia.

Los métodos de análisis serán los oficialmente establecidos para posibles aguas de consumo público (Orden Ministerial de 1 de julio de 1989. Orden Ministerial de 27 de julio de 1983) permitiéndose por otra parte métodos de campo debidamente constrastados.

 

 

[Deportedigital] [salud] [entrenamiento] [legislación] [reglamentos] [formación] [trabajo] [software] [música y deporte] [internet y deporte] [servicios gratis] [videos] [fotos] [webcams] [juegos] [gana dinero] [noticias] [arte y deporte[coleccionismo] [links deportivos] [colaboraciones] deportedigital@galeon.com    Estadisticas