DeporteDigital: natacion prenatal

Natación para embarazadas

 

Las actividades físicas para embarazadas deben iniciarse, realizarse y detenerse cuando el ginecólogo lo indique, normalmente se pueden iniciar a partir de primer trimestre de gestación y habrá que extremar las precauciones en caso de esperar gemelos, o si se padece alguna enfermedad como: anemia, diabetes, hipertensión, historial de partos prematuros, abortos y otros trastornos relacionados con el embarazo. Los programas de natación para embarazadas pueden y deben complementarse con los de gimnasia de preparación al parto en el medio terrestre.

En estos programas no se trata de aprender a nadar, de hecho es muy recomendable que la futura mamá ya sepa nadar para así evitar tensiones. En caso de futuras mamás no nadadoras estas clases deberán ser en piscina poco profunda para disminuir y eliminar el estrés psicológico.

 

Los beneficios que aporta son:

-          Ayuda a controlar el peso.

-          Prepara física y psicológicamente a la futura madre para el parto.

-          Después del parto la recuperación será más rápida.

-          Se eliminan molestias como dolores de espalda, estreñimiento, alteraciones circulatorias, etc.

-          Dentro del agua se tiene sensación de menor peso, la embarazada se ve liberada de peso que soporta con lo que el trabajo físico se ve facilitado mejorando incluso la amplitud de movimientos.

-          El agua también produce relajación, mejora la capacidad respiratoria, la flexibilidad, resistencia aeróbica y tonifica el cuerpo.

-          Se establecen relaciones sociales, se conocen a otras madres y se intercambian experiencias.

 

Estadisticas